España: Boda de Elena y Jaime

La boda de la Infanta Elena era la primera boda real que se celebraba en España después de muchos años, el noviazgo se había llevado en secreto, por lo que había sido una autentica sorpresa.
El escenario de la boda: Sevilla


El 18 de Marzo de 1995 la ciudad de Sevilla amanecía engalanada, banderas, mantones de manila,  guirnaldas adornaban los balcones, y el sol lucía celebrando la llegada de la primavera.

Los 1.500 invitados fueron haciendo su entrada en la Catedral.
A las doce del mediodia salia del Hotel Alfonso XII el novio, Don Jaime de Marichalar acompañado de su madre, Doña Concepción Saez de Tejada.
Minutos más tarde, en coche de caballos lo haría la Condesa de Barcelona.

Por la puerta del León del Alcazar saldrian el cortejo:
  • El Infante Don Carlos y su esposa la Princesa Ana de Francia, Duques de Calabria.
  • La Infanta Margarita y su esposo Don Carlos Zurita, Duques de Soria.
  • La Infanta Pilar, Duquesa de Badajoz, y su hijo Don Bruno Gómez-Acebo.
  • La Infanta Cristina y su primo Juan Gómez-Acebo.
  • La Reina Sofía y el Príncipe Felipe
  • El Rey Don Juan Carlos y la Infanta Elena


El Rey y la Infanta Elena camino de la Catedral

La Infanta lucía un sencillo, pero espectacular vestido diseñado por el modisto Petro Valverde. Sujetaba el velo nupcial con una tiara regalo de la familia Marichalar. Se adornaba también con una pulsera de diamantes y perlas regalo de su abuela, la Condesa de Barcelona.


El altar mayor de la Catedral de Sevilla es reservado para las grandes bodas, las últimas en celebrarse fueron la boda del hijo mayor de la Duquesa de Alba, y la boda del Doña Esperanza de Borbón (hermana de la Condesa de Barcelona)

El Rey Juan Carlos I, orgulloso padrino, con la novia


Entre los invitados, 300 eran miembros de Casas Reales, entre los que se encontraban:
  • La Reina Beatriz de Holanda
  • El Sultán de Brunei
  • La Reina Paola de Bélgica
  • La Gran Duquesa Josefina Carlota de Luxemburgo
  • La Reina Noor de Jordania
  • El Príncipe Carlos de Gales
  • La Princesa Victoria de Suecia
El Arzobispo de Sevilla recibe al Rey y a la Infanta

La Ceremonía fué oficiada por el Arzobispo de Sevilla, Don Carlos Amigo Vallejo, que años más tarde sería nombrado Cardenal.


El mismo día de la boda, aparecería publicado en el BOE la concesión del título de Duquesa de Lugo, con caracter vitalicio, a la Doña Elena de Borbón y Grecia, Infanta de España.


Los novios y la Familia Real de España


Al finalizar la ceremonia, los novios salieron por la puerta de Palos, para dirigirse en coche de caballos hasta la Iglesia del Salvador, donde la Infanta depositó su ramo nupcial ante la tumba de sus bisabuelos.
Los novios saliendo de la Catedral.
A la salida de la Catedral de Sevilla, al vestido de la novia se le había quitado la larga cola que lució durante la ceremonia.

En coche de caballos por la calles de Sevilla

En la Iglesia del Salvador, y ante representantes de la ciudad, los novios escucharon la Salve Rociera.
Elena y Jaime, Duques de Lugo, orando en la Iglesia del Salvador
Los novios, con los Reyes, el Príncipe Felipe, la Infanta Cristina y la madre del novio


Foto de Familia

Por último se celebró el banquete nupcial en los Reales Alcazares, a cargo del restaurador sevillano Rafaél Juliá.


Pero todas las historias de Princesas no tienen final feliz, pues el día 13 de Noviembre de 2007, la Casa Real anunció el cese temporal de la convivencia conyugal de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar.
El 25 de Noviembre de 2009, acabarían divorciandose.

1 comentario: